coachingycoraje8¡Qué maravillosa idea! ¿Y…a dónde?

Iniciamos un viaje para satisfacer una necesidad y como dice Marshall B. Rosenberg (CNV) ®las necesidades son universales, todos las tenemos (aunque, no todas al tiempo) y éstas poseen su propia energía vital.  Energía  que nos moviliza y determina cómo nos sentimos  para  actuar en consecuencia, energía que si la  hacemos desde el corazón, impregna de satisfacción  todas nuestras células.

Una simple mirada para viajar  al  lugar que deseamos, con las personas que queremos, visitando lugares que elegimos  y permitiendo que los demás hagan lo mismo, estamos desencadenando un sentimiento de placer y plenitud. Sin darnos cuenta, hemos puesto en marcha un proceso de Coaching y CNV.

La experiencia de contar con un coach personal se puede convertir  en un auténtico viaje. Un viaje personal o profesional donde el coach actúa como el acompañante perfecto, apoyando, retando, animando y disfrutando conjuntamente para explorar ese nuevo lugar que deseas ver, sentir y caminar por el. Visualizar y Vivir intencionadamente ese nuevo mundo de  posibilidades y oportunidades puede  transformar un sueño en realidad.

¿Qué deseas hacer allí? ¿Qué te gustaría  ver?  (algún espectáculo; tal vez, monumentos, naturaleza, museos, castillos, ciudades, tiendas, gente)  ¿Qué actividad verdaderamente te hace disfrutar? (cultural, deportiva, social, artística)

¿ Cuando y con qué recursos cuento, es decir, “alegóricamente” qué ropa tengo o necesito para pasar “noches de frío gélido o de calor sofocante”?
¿Qué admito o nó? alegóricamente “qué alimentos de los que hay allí me gustan, me sientan bien, quiero o nó? ? ¿Dónde me voy a alojar para recuperar energía hacia un nuevo día?

El viaje por el que nos guía un coach personal es guiado y adaptado tanto a nuestro potencial escondido como a las posibilidades y necesidades que más se ajustan a nosotros. Es una aventura emocionante, llena de sorpresas, destinada a sacar nuestro coraje para vivir la vida de la manera más satisfactoria que decidamos.

La emoción de un viaje se asemeja a la emoción de un proceso de coaching. Cualquier proyecto de vida que tengas, se puede llevar a cabo. Afrontar  retos y determinados momentos de la vida es labor de cada individuo, pero no somos autosuficientes y hoy en día, existen muchas técnicas, procesos, habilidades que se ponen en marcha para sacar aquellos tesoros escondidos y a la vez sencillos que cada individuo posee; como escondidos quedan los lugares más hermosos y que con tanto candor puedas recordar de tus mejores viajes.