pasión

Me tiro, no me tiro, me tiro, no me tiro….

…dialogaba Rocío con ella misma, mientras miraba el agua de la piscina, sobre ese trampolín rojo que, emulaba a aquel acantilado donde ella solía pasar sus largas noches de verano, en un inhóspito pueblo de su imaginario país africano.

Sólo los pies del viajero saben el camino (Proverbio Africano Maasai)

Trampolín Rojo, agua de piscina, acantilado, país africano…. vaya mezcolanza de elementos, solo Rocío puede entenderlos; sólo Rocío necesita comprenderlos, sólo Rocío necesita saber qué significan ya que, es ella quien quiere bañarse en las refrescantes y turbulentas agua de la vida; su vida. Es su sueño, su espacio, sus esperanzas, sus ilusiones, sus decepciones, sus alegrías, sus metas, sus éxitos, sus fracasos…. Y solo ella puede sentir y comprender lo que verdaderamente significa y actuar en consecuencia.

Alcanzar ese significado “propio” es lo que se hace en un proceso de coaching. Simple y complejo a la vez.

…¿Qué le ocurre a Rocío por dentro cuando tiene delante de ella “su vida” algo aparentemente desconocido e inquietante y a la vez estimulante y accesible.

…¿Qué capacidades necesita Rocío para iniciar un proceso de dialogo con ella misma “me tiro, no me tiro, me tiro, no me tiro….”?

Tanto Rocío, tu o yo; para avanzar y profundizar en nuestra aventura personal, ayudándonos de un proceso de coaching necesitamos sólo 3 componentes. Uno de los más importantes es la confianza en uno mismo; confianza para adquirir las capacidades y recursos personales que nos permitirán indagar y profundizar en nuestra realidad. Por mucha habilidad que tenga un coach, no basta; es la propia dedicación y confianza la que nos hace romper los velos de la ignorancia. La pasión por la verdad, es otra de las condiciones imprescindibles para hacer presentes la comprensión última; y esta pasión es una consecuencia directa de la confianza en uno mismo, algo que a veces se denomina el propio maestro o maestra interior. Y la tercera, tener esperanza y fe para avanzar y crecer; arriesgarse. Por el contrario, si vivimos recelosos y nunca nos arriesgamos, caemos cada vez más en el temor, la insatisfacción y el malestar.

Estamos más vivos y plenos cuando confiamos y nos arriesgamos. La fantasía de encontrar un lugar seguro y sin peligros solo nos lleva a consumirnos. Todos los avances en la historia de la humanidad han sido pasos hacia lo desconocido y se han visto expuestos a miles de traspiés. El miedo a equivocarnos, al rechazo, al no ser suficientes, nos impide avanzar. La confianza se basa en dejar de temer los errores y el dolor y en estar dispuestos a levantarnos continuamente.

Por eso, un proceso de coaching tiene como primera premisa crear un espacio de confianza para que emerjan esas habilidades, capacidades y recursos personales que cada uno poseemos internamente. Además, te das ese tiempo convertido en tu  “Diamond Time” para reflexionar en voz alta a través de preguntas adecuadas que te permitan sacar a la luz y poner palabras concretas a hechos y cualidades innatas y valiosas que ocurrieron en tu vida y que tal vez te pasaron inadvertidos o no los diste importancia o están en el subconsciente esperando a que los rescates pues son, sin duda, tus recursos y talentos personales con los que afrontarás cualquier proyecto o situación futura.

El éxito personal y profesional son 8 palabras ¿Cuántas definen el tuyo?

  1. PASIÓN: Lo que hagas ¡hazlo por amor y no por dinero!
  2. TRABAJA DURO y diviértete con ello: La satisfacción que generas durante el esfuerzo compensará.
  3. SUPÉRATE en algo: Elije algo (un talento, un negocio, un servicio, una actitud, una acción y vuélvete muy bueno/a en ello. ¡PRACTICA, PRACTICA,PRACTICA y PRACTICA!
  4. FOCALÍZATE en una sola cosa (proyecto, acción, actitud, estudios…) para hacerla mejor que bien. Empújala mentalmente, físicamente, emocionalmente, energéticamente para cumplir con cada tarea intermedia de tu GRAN PROYECTO
  5. CONFÍA en ti mismo. Aclara tus dudas y miedos, indaga, hazte preguntas poderosas, despierta tu conciencia, no critiques ni sabotees tu proyecto, tus avances; rodéate de elementos que apoyen tu esfuerzo.
  6. SIRVE a los demás. Crea una oferta de valor (tu marca personal-profesional) con la que verdaderamente estés comprometido. El valor que le pones será detectado por los demás
  7. PERSISTE,PERSISTEPERSISTE PERSISTE. Ante el fracaso, las críticas, el rechazo, los que opinan por opinar, la presión, los pensamientos negativos…
  8. Aprende a ESCUCHAR tu voz interior. Puedes tener el éxito que desees mientras a tu conciencia y a tu corazón les parezca justo.