Lideramos con el corazón, la mente o ambas

“No es lo mismo…” como dice la canción de Alejandro SANZ  liderar con el corazón que un corazon que lidera o en este caso parece que sí..

El corazón nace, se hace o ambos. El lider se hace, nace o ambos. Las palabras cuando quieren enredar; lo consiguen pero el corazón no se deja ¿verdad? mundo

Hay palabras que cuesta decir; hay palabras que cuesta comprender, hay palabras sobre las que se escriben libros, tratados, páginas y páginas de significado y aún así, seguimos sin hacerlas partícipes de nuestro día a día.

“Todo está en Mi” es el nombre de un Taller que imparte mi amigo y coach Angel María Zamanillo. Su taller me sirve de inspiración para compartir este poema cuyo autor desconozco.

Un poema que nos deja una estela de la esencia y la espiritualidad, aplicada a lo cotidiano, de esa majestuosa palabra tan poco fácil de comprender y malinterpretada, a veces, por su complejidad y al mismo tiempo su sencillez.

Un poema que me inspira y con el que reflexiono cada vez que observo que es mi mente la que lidera en lugar de mi corazón.

¡Disfrútenlo!

¡Si necesitas amor…!

Primero ama.
Porque:
La vida, sin amor, no vale nada.
La justicia, sin amor, te hace duro.
La inteligencia, sin amor, te hace cruel.
La amabilidad, sin amor, te hace hipócrita.
La fe, sin amor, te hace fanático.

El deber, sin amor, te hace malhumorado.
La cultura, sin amor, te hace distante.
El orden, sin amor, te hace complicado.
La agudeza, sin amor, te hace agresivo.
El apostolado, sin amor, te hace extraño.

La amistad, sin amor, te hace interesado.
El poseer, sin amor, te hace avaricioso.
La responsabilidad, sin amor, te hace implacable.

El trabajo, sin amor, te hace esclavo.
La ambición, sin amor, te hace injusto.
Por último ¡AMA!
Porque, “al atardecer de la vida,
se nos juzgará sobre el amor…”