Me tiro, no me tiro, me tiro, no me tiro….

…dialogaba Rocío con ella misma, mientras miraba el agua de la piscina, sobre ese trampolín rojo que, emulaba a aquel acantilado donde ella solía pasar sus largas noches de verano, en un inhóspito pueblo de su imaginario país africano.

Sólo los pies del viajero saben el camino (Proverbio Africano Maasai)

Trampolín Rojo, agua de piscina, acantilado, país africano…. vaya mezcolanza de elementos, solo Rocío puede entenderlos; sólo Rocío necesita comprenderlos, sólo Rocío necesita saber qué significan ya que, es ella quien quiere bañarse en las refrescantes y turbulentas agua de la vida; su vida. Es su sueño, su espacio, sus esperanzas, sus ilusiones, sus decepciones, sus alegrías, sus metas, sus éxitos, sus fracasos…. Y solo ella puede sentir y comprender lo que verdaderamente significa y actuar en consecuencia.

Alcanzar ese significado “propio” es lo que se hace en un proceso de coaching. Simple y complejo a la vez.

…¿Qué le ocurre a Rocío por dentro cuando tiene delante de ella “su vida” algo aparentemente desconocido e inquietante y a la vez estimulante y accesible.

…¿Qué capacidades necesita Rocío para iniciar un proceso de dialogo con ella misma “me tiro, no me tiro, me tiro, no me tiro….”?

Tanto Rocío, tu o yo; para avanzar y profundizar en nuestra aventura personal, ayudándonos de un proceso de coaching necesitamos sólo 3 componentes. Uno de los más importantes es la confianza en uno mismo; confianza para adquirir las capacidades y recursos personales que nos permitirán indagar y profundizar en nuestra realidad. Por mucha habilidad que tenga un coach, no basta; es la propia dedicación y confianza la que nos hace romper los velos de la ignorancia. La pasión por la verdad, es otra de las condiciones imprescindibles para hacer presentes la comprensión última; y esta pasión es una consecuencia directa de la confianza en uno mismo, algo que a veces se denomina el propio maestro o maestra interior. Y la tercera, tener esperanza y fe para avanzar y crecer; arriesgarse. Por el contrario, si vivimos recelosos y nunca nos arriesgamos, caemos cada vez más en el temor, la insatisfacción y el malestar.

Estamos más vivos y plenos cuando confiamos y nos arriesgamos. La fantasía de encontrar un lugar seguro y sin peligros solo nos lleva a consumirnos. Todos los avances en la historia de la humanidad han sido pasos hacia lo desconocido y se han visto expuestos a miles de traspiés. El miedo a equivocarnos, al rechazo, al no ser suficientes, nos impide avanzar. La confianza se basa en dejar de temer los errores y el dolor y en estar dispuestos a levantarnos continuamente.

Por eso, un proceso de coaching tiene como primera premisa crear un espacio de confianza para que emerjan esas habilidades, capacidades y recursos personales que cada uno poseemos internamente. Además, te das ese tiempo convertido en tu  “Diamond Time” para reflexionar en voz alta a través de preguntas adecuadas que te permitan sacar a la luz y poner palabras concretas a hechos y cualidades innatas y valiosas que ocurrieron en tu vida y que tal vez te pasaron inadvertidos o no los diste importancia o están en el subconsciente esperando a que los rescates pues son, sin duda, tus recursos y talentos personales con los que afrontarás cualquier proyecto o situación futura.

Un asceta en plena meditación

Strawberry_240x320

Un asceta meditaba profundamente en su cueva cuando se sintió molestado por un ratoncito que se puso a roer sus ropas.

-Márchate estúpido– le dijo – ¿No ves que has interrumpido mi meditación?hate estúpido

-Es que tengo hambre- contestó el ratón

– Llevaba más de 30 días de meditación buscando la unidad con Dios y me has hecho fracasar- se lamentó el asceta.

-¿Cómo buscas la unidad con Dios si no puedes ni siquiera sentirte unido a mí que solo soy un simple ratón? respondió el roedor.

Todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo

Todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo

Todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo

Hacía tiempo que mi mente albergaba un pensamiento recurrente:

“Hacer coaching no es hacer terapia y sin embargo, tiene un poder terapéutico”

Entonces… ¿dónde poner la línea que separa, un proceso terapéutico llevado a cabo por psicólogos y psiquiatras que dedicaron 4/5 años de sus vidas al estudio y el análisis del mundo de la mente, de aquellos que, como yo, nos dedicamos a Coaching?

Si buscas en este post la respuesta; siento defraudarte, pues, he observado que hay infinidad de ellas; y cada una depende del grado de implicación, compromiso, responsabilidad, conocimiento, energía, evolución, experiencias, percepciones, vivencias… de cada uno de nosotros. Lo que sí puedo hacer es compartir la mía  e invitarte a enriquecer este post con la tuya; si elijes compartirla en este blog.

He tenido la gran experiencia vital de vivir 3 tipos de procesos sanadores. Un proceso terapéutico-psicológico,  un proceso de coaching y un proceso  espiritual-energético.  El denominador de cada uno eran  l@s maestr@s que me encontré de cada disciplina y que pusieron sus  cualidades, aptitudes, actitudes y tiempo a mi disposición con gran respeto, atención, prudencia y mucho amor. De ellos recibí, de ellos aprendí  y ellos, también, aprendieron y recibieron de mí; así funcionamos como seres espiritual-energéticos que somos.

Hay indicios que me llevan a pensar que cada uno de nosotros sabemos lo que nos conviene,  cuando  y con quien. Mi visión es que las personas acertamos siempre. Si somos honestas con nosotras mismas y después de haber pasado cualquier experiencia; después de haber seleccionado cualquier profesional (terapeuta, psicólogo, coach, consultor, mentor, sanador…) después de que transcurra un tiempo prudencial que nos permita ver con claridad nuestros pasos.… Si nos preguntaran en ese momento  ¿Para qué te ha servido esa experiencia?  ¿Qué has aprendido de esa ELECCIÓN?.

El resultado tendrá el único componente del APRENDIZAJE que hace que evolucionemos: la toma de conciencia de algo o el despertar de algo en el interior que estaba narcotizado o adormecido.

El profesional, el maestro o la disciplina que se requiera  para efectuar esa toma de conciencia depende  de uno mismo, de nuestra búsqueda, del momento en que nos encontremos y nuestro nivel de desarrollo espiritual y energético ,  la decisión que tomemos será la que tiene que ser; la que necesitamos para aprender, para despertar.

Quisiera cerrar este escrito con dos citas que me gustan mucho y las pienso siempre juntas. Si alguien sabe quién las dijo; se agradece ese conocimiento.

“Cuando el alumno está preparado aparece el maestro” y “Todos somos maestros y alumnos al mismo tiempo”

Coaching también es desconexión

Suena chocante ¿verdad?. A mí también me lo pareció. Sin embargo lo descubrí después de un día agotador.

Me levanté como de costumbre a las 7 de la mañana y después de un par de horas, salí de casa para adentrarme en la frenética actividad del mundo exterior.

Cualquier proceso de coaching tiene un inicio. Todo se coge con interés, ilusión, expectación y algo de incertidumbre; como comienza cualquier día. Y como parte del mismo, la persona se marca unos objetivos a cumplir, más bien, a largo plazo; que requieren de acciones a corto plazo. Igual que en el día a día.

Nos llenamos de acciones durante el día: llamadas telefónicas para iniciar proyectos, concretar reuniones, mantener las relaciones personales, sociales, familiares, etc. Algunas, están bajo nuestro pleno control por ser quienes las iniciamos; pero existen otras, que surgen sin preverlas, al ser el resultado de las conexiones e interrelaciones con los demás. Aquí nos topamos con el terreno de  la incertidumbre, un espacio donde van cayendo los frutos de nuestras acciones y no acciones y… a veces,  nos desesperamos.

Nuestra intolerancia a la incertidumbre hace que, en determinados momentos nos desconectemos de nuestro centro, nuestro rumbo, cuerpo, emoción, energía y entremos en una espiral de reacciones que hacen que nos sintamos más y más cansados, inquietos, nerviosos, alterados y en definitiva desconectados.

¿Para qué sirve esa desconexión?

Somos humanos y lo que nos ocurre es, perfectamente, normal. Personalmente creo que, es un proceso imprescindible para que evolucionemos como seres humanos.

En esos momentos de incertidumbre, hemos perdido el control y tal vez, no toleramos haberlo perdido y encima estamos solos en la linea de “combate“. Pero no solos ante el peligro externo, sino solos ante nuestros propios límites y también, nuestras fortalezas. 

Time

Tú controlas únicamente la acción, Nunca sus frutos, No vivas por los frutos de la acción, Ni te apegues a la inacción. Bhagavad Gita

Nos hemos desconectado internamente. Y lo curioso, es que los elementos que han participado en ti, en ese momento, son distintos a los de cualquier otra persona; aún en tu misma situación. La situación que lo ha provocado,  la energía que te ha removido, la emoción que ha salido de ti, el pensamiento que inundó  tu mente, el sentimiento que te removió de placer o dolor las entrañas, la genética que te acompaña siempre, las ilusiones que vas forjando a lo largo de los días, los deseos que imaginas, los anhelos que sueñas… todo lo que te ha llevado a esa desconexión es personal e intransferible a la vez que profundo,  íntimo y demasiado valioso, como para no dedicarle tiempo.  Tiempo que, en momentos así, necesitas y a veces, no nos lo damos. Como paradoja eso emerge a la superficie para que tus ojos lo vean y tu cuerpo lo sienta, tomes conciencia y actúes.

La inquietud, el nerviosismo,  la voz temblorosa, tímida o demasiado chillona, las manos sudorosas y lentas o frías y rápidas, un lenguaje demasiado directo o tal vez ambiguo o poco claro, un caminar lento o muy rápido, la acentuación de un “tic”, una conversación  atropellada, una risa nerviosa o la simple ausencia de ella, el mal humor… etc, etc son todo signos externos de tu voz interna.

La toma de conciencia de esa desconexión ( crisis “tolerable o intolerable”) es muy fructífera y útil cuando tienes la oportunidad de que alguien, haga preguntas poderosas que, te permitan encontrar por ti mism@  las claves para ganar tolerancia a tus propios estados cambiantes, confianza para aceptar el aprendizaje que recibes y autonomía para elegir la próxima vez que te ocurra algo así; tomar el control, de tu acción o de tu no acción.

Estoy segura, que cuando termina nuestro día en el exterior y nos sentimos agotados llegamos a casa, tanto si vivimos solos o en familia, con la necesidad de reservarnos una dosis extra de energía y positivismo ” nuestros seres queridos; aquellos con quienes decidimos vivir y convivir, nuestros hijos, compañer@s de vida… merecen que les llevemos lo mejor de nosotros mismos. ¿Verdad? 

El éxito personal y profesional son 8 palabras ¿Cuántas definen el tuyo?

  1. PASIÓN: Lo que hagas ¡hazlo por amor y no por dinero!
  2. TRABAJA DURO y diviértete con ello: La satisfacción que generas durante el esfuerzo compensará.
  3. SUPÉRATE en algo: Elije algo (un talento, un negocio, un servicio, una actitud, una acción y vuélvete muy bueno/a en ello. ¡PRACTICA, PRACTICA,PRACTICA y PRACTICA!
  4. FOCALÍZATE en una sola cosa (proyecto, acción, actitud, estudios…) para hacerla mejor que bien. Empújala mentalmente, físicamente, emocionalmente, energéticamente para cumplir con cada tarea intermedia de tu GRAN PROYECTO
  5. CONFÍA en ti mismo. Aclara tus dudas y miedos, indaga, hazte preguntas poderosas, despierta tu conciencia, no critiques ni sabotees tu proyecto, tus avances; rodéate de elementos que apoyen tu esfuerzo.
  6. SIRVE a los demás. Crea una oferta de valor (tu marca personal-profesional) con la que verdaderamente estés comprometido. El valor que le pones será detectado por los demás
  7. PERSISTE,PERSISTEPERSISTE PERSISTE. Ante el fracaso, las críticas, el rechazo, los que opinan por opinar, la presión, los pensamientos negativos…
  8. Aprende a ESCUCHAR tu voz interior. Puedes tener el éxito que desees mientras a tu conciencia y a tu corazón les parezca justo.

Coaching Masterclass ¡Atrévete a diseñar tu destino!

La primera MCC de ICF del mundo y creadora de Success Coach Certificacion Program de Success Unlimited Network; uno de los más prestigiosos programas de coaching de ICF

La primera MCC de ICF del mundo y creadora de Success Coach Certificacion Program de Success Unlimited Network; uno de los más antiguos y prestigiosos programas de coaching de ICF

De la mano de Teri E-Belf

Presidenta del primer Comité de Credenciales y Acreditaciones de ICF Global, Presidenta del Comité de Ética (2007-2010) y recientemente galardonada con el “Global Coaching Leadership Award” por su contribución constante en la creación de estándares y promoción de la profesión del coaching.

Más de 30.000H de experiencia en coaching y 21 años como formadora en 4 continentes. Creadora de uno de los programas de formación de coaches (ACTP) más antiguos y prestigiosos de ICF (Success Coach Certification Program de Success Unlimited Network ®).

Durante 6 horas Teri-E Belf nos invitará a realizar experiencias novedosas y enriquecedoras para nuestro Coaching. Practicaremos a partir de sus explicaciones, demostraciones y ejemplos, y compartirá con nosotros su inspiradora e integradora perspectiva.

Una oportunidad para todos los que desean una experiencia de aprendizaje que transforme y otorgue una nueva dimensión a su modo de hacer Coaching.

 Temas Clave de Coaching Masterclass

Módulo 1 Explorar y experimentar las sutilezas de las competencias del coaching desde la perspectiva de un Master Coach.

Módulo 2 Aprender a utilizar la “sabiduría interna” de los Ritmos Ultradianos para gestionar las reuniones de coaching.

Módulo 3 Expandir la conciencia de lo que tiene significado a través de la práctica en momentos álgidos de la reunión de coaching.

Módulo 4 Experimentar el poder de “la sociedad colaborativa coach-cliente/equipo a través del juego “Spot Game”®.

Módulo 5 Buscar en nuestro interior cómo aumentar el empoderamiento del cliente.

Para quién

Aquellas personas interesadas en dar un salto cualitativo en sus habilidades de Coaching y mejorar resultados. Especialmente indicado para coaches profesionales y alumnos en período avanzado de formación con alguna experiencia práctica en coaching.

 Objetivos

Se centran en que consigas:

  1. Aprecio por y aumento del coaching basado en el “ser” y el “quién”.
  2. Aprender a hacer coaching sin saber la historia del cliente.
  3. Hacer coaching desde el contexto en vez de desde el contenido.
  4. Aumentar la habilidad de escuchar de un modo distinto, ausente de diálogo interior.
  5. Practicar distintos modos de acceder y utilizar la intuición.

El certificado de asistencia a la Masterclass puede utilizarse como documentación para la solicitud de 6 Créditos de Educación Continuada (CCE) en la solicitud de credenciales o renovaciones de ICF.

Detalles

Plazas: 80

Fecha: Martes 18 de Junio (10:00 – 18:00)

Duración: 8 horas

Ejercicios Prácticos: Sí (alguno al aire libre)

Material de Referencia: Cuaderno de trabajo con el contenido y prácticas de la Masterclass

Traducción: Servicio de Interpretación simultánea (inglés-español) por auriculares incluidos

Logística: La comida y los Coffe-Breaks están incluidos en el precio

Alojamiento: Posibilidad de alojamiento en las mismas instalaciones (70€ día A.D.) (http://www.gesporthosteleria.com/esp/alojamiento)

Patrocinado por ÁKORAS  con la colaboración de COPLURKING   y CHI POSITIVO.

Precio

199€ para los Early Bird (hasta el 25 de Mayo de 2013)

250€ a partir del 18 de Mayo de 2013

¿Deseas tener hijos? ¿Para qué?

La recompensa de la vida es para aquellos que dejan atrás el pasado

Te has preguntado qué necesidad  puede haber,  más allá de la inicial que nos sale, y que se eleva  a través de capas y capas de más necesidades y responde a la pregunta ¿Para qué necesito, para qué quiero tener hijos? ¿Qué satisfago dentro de mí? ¿Acaso los tenemos para recibir algo de ellos? Su compañía, su afecto, su alegría  o  su dolor, su tristeza, su decepción… ¿Acaso los tenemos para ofrecerles algo?  ¿y si no lo quieren..? ¿Cómo nos afecta eso?

A cada persona le emergen diferentes respuestas a éstas u otras preguntas, que ahora mismo, te hagas.  Contestarlas  a modo de reflexión te puede ayudar a tomar conciencia de la verdadera necesidad  que cada uno desea  satisfacer y cómo ésta puede ser diferente dependiendo de la situación personal  y sobre todo del momento en que hagamos la elección de querer tener hijos.

Los problemas psicológicos derivados de la existencia de un mundo violento, con ritmos trepidantes, con informaciones que viajan a velocidad de la luz y que pueden dañar cerebros aún demasiado inocentes y vulnerables hace que la decisión de tener hijos sea cada vez más cuestionada por cada uno  y sobre todo tomada de forma mucho más responsable y consciente.

Los valores actuales del mundo como son la competencia y la corrupción pueden indicarnos que necesitamos un cambio en el modo de aproximarnos al nacimiento de algo o alguien.

El mundo está superpoblado y cada vez, pareciera que, lo que dejamos en descendencia hay que cogerlo con “pinzas”.  Por tanto ¿Qué se satisface dentro de un –hombre y mujer- para traer hijos al mundo. ¿Es una necesidad sólo biológica para perpetuar la especie? ¿Una necesidad de pertenencia a algo como por ejemplo para continuar un negocio familiar? ¿Una necesidad de crear y celebrar la vida? ¿O de contribuir a su bienestar? … ¿Cuál es tu motivación para tener hijos?

Hay más preguntas  ¿Qué oportunidad representan los hijos en nuestra vida? ¿la oportunidad de dar y recibir? ¿la oportunidad de observar y aprender? ¿la oportunidad de tolerar y aceptar? ¿la oportunidad de acompañarles en sus fantasías y sueños? ¿la oportunidad de vivir su inocencia y sencillez? ¿la oportunidad de compartir su espontaneidad? ¿la oportunidad de observar sus 7 inteligencias?¿La oportunidad de sentir lo que ellos sienten sin interferir? ¿La oportunidad de ser consciente de todo aquello que no quieres repetir? ¿la oportunidad de ser prácticos? ¿la oportunidad de ser claros? ¿la oportunidad de vivir sus equivocaciones?…..

Y ¿Cómo los queremos tratar? ¿como posesiones? ¿Nos pertenecen? O ¿Cómo seres humanos con capacidad para sentir, actuar, aprender, equivocarse, probar, arriesgar, jugar y amar? y los hijos de los demás… ¿cómo los consideras? ¿qué oportunidades representan para tu vida? ¿cómo hay que tratarlos?

¿Son muchas las preguntas? Tal vez te sorprendas llegar a una sola respuesta

Suena fatal y tiene eco

Todo eso suena fatal ¿No os parece? y además tiene eco

¿Cómo mostrar al mundo entero que hay OTRA forma de expresarnos y no es precisamente la que hemos aprendido, heredado, adquirido, creído….?

Una crítica, un juicio o una comparación siempre nos suena fatal y lo peor es que tiene eco. Nos molesta, pero lo tenemos tan metido que cuesta darnos cuenta que es un lenguaje tóxico que nos violenta y con el que violentamos al otro.

Al hablar use palabras de cariño y respeto, pues usted está delante de otro ser humano - Toques ZEN

Al hablar use palabras de cariño y respeto, pues usted está delante de otro ser humano – Toques ZEN

Os dejo un pasaje extraído de “El libro del niño” de Osho como reflexión y toma de conciencia

… No juzgemos la persona, sino al ACTO.Por ejemplo, alguien es un ladrón: puedes juzgar que robar no está bien. Pero no juzgues a la persona, porque la persona es un vasto fenómeno y el acto es algo pequeño. El acto es una pequeña pieza… esa pequeña pieza no debe convertirse en un juicio acerca de toda la persona. Un ladrón podría tener grandes virtudes; podría ser honesto, podría ser sincero, podría ser una persona muy amorosa.*

Pero la mayor parte de las veces lo que sucede es justo lo contrario: la gente empieza a juzgar a la persona en vez de juzgar la acción. Se deben corregir las acciones, y especialmente en profesiones como la enseñanza: no se puede dejar que los estudiantes se sigan equivocando. Eso sería muy cruel, falto de compasión.

Pero no los corrijas de acuerdo a la tradición, a la convención, de acuerdo a la supuesta moralidad, de acuerdo a tus prejuicios. Siempre que corrijas a alguien, sé muy meditativo, sé muy silencioso; mira todo el asunto desde todas las perspectivas. Tal vez están haciendo lo correcto, y tu recelo no sea justificado.

Cuando digo: “No juzgues” quiero decir que ninguna acción te da derecho de condenar a una persona. Si la acción NO es correcta, ayuda a la persona, averigua porqué la acción no es correcta, pero no se trata de juzgar. No le arrebates la dignidad a la persona, no la humilles, no le hagas sentirse culpable; a eso me refiero cuando digo “no juzgues”.

Y en lo que se refiere a corregir hazlo sin prejuicios. Silenciosamente en tu conciencia, si ves que algo está mal y que destruirá la inteligencia de la persona, que le llevará por caminos equivocados en su vida, AYÚDALA.

y ¡No te lo tomes en serio! No pienses que eres el profesor y que estás en un trabajo muy serio. Mira la vida con ojos juguetones…, No hay nada que juzgar; todo el mundo lo está haciendo lo mejor que puede. Si sientes que alguien te está molestando, es tu problema, no el suyo. Primero corrígete a tí mismo.

*Fuente: El libro del niño de Osho

¿Qué es la Comunicación NoViolenta?

El secreto de la felicidad está en la libertad y el secreto de la libertad está en el coraje (Tucídides, 460aC-390aC historiador griego)

El secreto de la felicidad está en la libertad y el secreto de la libertad está en el coraje (Tucídides, 460aC-390aC historiador griego)

En los talleres de Comunicación con Coraje y en sesiones individuales de Coaching hay momentos que las personas piden, ir más allá de un “bien”, “genial” “regular” “mal” … expresiones que poseen un nivel más  profundo,  más sutil, más amplio y,  colaboran para que emerja el potencial creativo, humano y poderoso de un nuevo ser humano.  Personalmente, la figura de ese iceberg emula ese potencial que hay en cada persona a punto de ser puesto al servicio de uno mismo y de la humanidad.

Ir más allá de la expresión es danzar con el modelo de la Comunicación NoViolenta™ de Marshall B. Rosenberg (psicólogo clínico estadounidense) que basa sus investigaciones en 4 sencillos pilares

  1. Actos concretos que observamos que afectan nuestro bienestar.
  2. Cómo nos sentimos en relación con lo que observamos.
  3. Las necesidades, los valores, los deseos, etc., que crean nuestros sentimientos.
  4. Los actos concretos que queremos pedir a la otra persona para enriquecer nuestra vida.

Cuando nos servimos de este modelo, comenzamos a expresarnos de una manera personal o empática al prestar atención a nuestros sentimientos y necesidades que un hecho o situación han despertado. Todas las necesidades son universales y cada uno de nosotros tenemos la capacidad y el poder de satisfacerlas por nosotros mismos.  Pero a veces, si no la mayoría, las dejamos a merced de que sea el otro quien lo haga y el otro hace lo mismo con el uno y así, entramos en una espiral sin fin que solo trae malos entendidos, conflictos y un excesivo gasto de energía personal.

La esencia de la CNV está en la conciencia y en la atención en el presente. Esto tan sencillo y a la vez complicado nos permite vislumbrar el fondo de las situaciones a través de las  formas utilizando como medio de expresión, las palabras. Cuando aplicamos la CNV a nuestras relaciones -ya sea con nosotros mismos, con otra persona o con un grupo-, conectamos inevitablemente con nuestra compasión natural, que se encuentra oculta tras diversas capas de condicionamientos culturales; justamente ahí está la complicación: en el peso de ese condicionamiento cultural.

 ¿Y qué es lo que hay tan oculto?

Sencillamente, las necesidades que estamos intentando satisfacer en un momento determinado y que son nuestros sentimientos quienes actúan como un semáforo que avisa. Será rojo cuando tengamos necesidades insatisfechas y será verde cuando nuestras necesidades estén satisfechas.

Se trata, pues, de un enfoque que puede aplicarse de manera efectiva a todos los niveles de comunicación en las situaciones más diversas:

  1. Relaciones íntimas
  2. Relaciones de Familia
  3. En colegios, institutos, universidades
  4. Organizaciones empresariales e institucionales
  5. Terapias, asesoramiento psicológico, coaching
  6. Negociaciones diplomáticas y comerciales
  7. Disputas y conflictos de todo tipo
  8. Aclarar situaciones con uno mismo
  9. Toma de decisiones

En nuestra cultura existe un concepto tácito que las necesidades son una carencia de algo además de ser negativas y destructivas. Cuando se dice que “alguien tiene muchas o pasa por muchas necesidades”  se está sugiriendo que esa persona es inmadura o inadaptada. Y cuando alguien las expresa a menudo, se les llama “egoístas”.

En nuestra cultura, no solo nunca se nos ha enseñado a conocer y aceptarlas positivamente,  sino que  hemos sido sometidos a un condicionamiento cultural que obstruye nuestra conciencia al respecto. Heredamos un lenguaje que estuvo al servicio de los reyes y de las élites que manejaban el poder en sociedades basadas en la dominación. Las masas nunca fueron alentadas a desarrollar una conciencia de sus necesidades, sino educadas para ser dóciles y someterse a la autoridad.

Gran parte de un aprendizaje cultural de dominación se encuentra tan arraigado en nuestra vida que  ni siquiera somos conscientes de ello. El actor Buddy Hackett, sometido diariamente a la comida de su casa, pesada y muy picante, manifestó que hasta que hizo el servicio militar siempre había creído que era imposible levantarse de la mesa sin sentir acidez de estómago.

La CNV nos alienta a distinguir la observación y la evaluación, a reconocer los pensamientos y necesidades que dan forma a nuestros sentimientos y a expresar lo que pedimos en un lenguaje de acción claro, potenciando nuestra conciencia del condicionamiento cultural que nos influye en determinados momentos.

Cuando aplicamos la CNV nos centramos en clarificar lo que observamos, sentimos y necesitamos en lugar de dedicarnos a evaluar, diagnosticar, juzgar, criticar descubriendo cuán profunda es nuestra compasión.

La CNV hace un especial énfasis a una escucha activa, atenta y profunda –no solo a los demás, sino también a nosotros mismos- propiciando el respeto y la empatía y engendrando un deseo mutuo de dar desde el corazón.

“Todo se puede oír y todo se puede expresar “en lenguaje CNV”, porque hay una renuncia consciente a vulnerar los sentimientos de los demás, abandonar el papel de víctima y tomar una actitud más responsable y activa prestando oído a las palabras de la otra persona y tratar de descubrir los sentimientos que estaban OCULTOS en ellas (y en nosotros mismos)

El otro no existe para hacernos felices y nosotros no existimos para escuchar lo importantes que somos para el otro. Hemos de aprender a aceptarnos y amarnos de modo que cada uno pueda realizarse por su cuenta y a la vez ambos contribuyamos al bienestar común.

Fuente: Libro “comunicación no violenta un lenguaje de vida de Marshall B. Rosenberg”

No juzgues: Observa el AHORA

El diseño consiste en visualizar el pensamiento.  Saul Bass (1920-1966)

El diseño consiste en visualizar el pensamiento. Saul Bass (1920-1966)

Nuestras constantes preocupaciones: por el trabajo, las relaciones, la familia, los hijos, etc… pueden apartarnos de nuestro centro.  

¿Cómo ocuparnos en lugar de preocuparnos por todo? ¿Hay algún sistema capaz de expresarnos con autenticidad para obtener esa Paz y Tranquilidad que anhelamos? ¿Cómo hacer que las emociones y pensamientos turbulentos actúen a nuestro favor? 

Nuestras continuas interpretaciones de los hechos internos y externos nos alejan  de una sencilla realidad y hacen que nuestras relaciones con los demás y con nosotros mismos estén en conflicto constante.

Pero… ¿Cómo evitar las típicas suposiciones, interpretaciones, diagnósticos, juicios, calificaciones, acusaciones, imaginaciones? ¿Cómo ceñirnos  a los hechos presentes sin embarullarnos con nuestros pensamientos, sentimientos, emociones…?

Nuestros juicios, críticas y diagnósticos  bloquean la compasión y la conexión con el otro.

¿Qué nos lleva a calificar y juzgar a las personas? ¿Qué armadura emocional o mental llevamos? Y ¿cómo quitárnosla, como hacerla consciente y presente para desenmascararla y permitirnos entablar una comunicación con el otro y nosotros mismos más auténtica y sincera; desde el corazón y no desde la mente o las tripas?

Eckhart Tolle en su libro de El silencio Habla” escribe:

¿Qué quedará de todos los temores y deseos asociados con tu problemática situación existencial que consumen cada día la mayor parte de tu atención? Tan solo un guión de varios centímetro de largo entre la fecha de nacimiento y la fecha de tu muerte inscritas en una lápida. Para el ego, éste es un pensamiento deprimente. Para ti es liberador.  El Ego siempre está buscando. Esto explica su preocupación compulsiva por el futuro.

Cuando te des cuenta que estás viviendo “para el momento siguiente”, sales del patrón mental del ego, con lo que surge la posibilidad de elegir prestar toda tu atención a este momento.

Cuando prestas más atención a lo que haces que al resultado futuro que quieres conseguir con ello, rompes el viejo condicionamiento del ego.

Entonces tu hacer no sólo es mucho más eficaz, sino infinitamente más alegre y satisfactorio. “