Un cambio de perspectiva de la palabra AMOR .

Reflexión: Este río es el mismo si lo ves desde un helicóptero que si lo ves desde la orilla…

Amor…palabra misteriosa y sencilla a la vez, un sentimiento y un estado del SER.

¿Has reflexionado sobre el amor que hay dentro de ti? ¿Eres consciente de cómo lo expresas? ¿A quienes? ¿en qué situaciones?¿Cuál es la Danza de Comunicación y Expresión de ese amor con mayúsculas? ¿Es un amor de posesión y exigencia; de libertad y disfrute…? ¿Regalas Amor, AMAS o los dos? ¿ Te regalan amor, te AMAN o ambos?

Cada acontecimiento lleva implícito un propósito y un aprendizaje sobre el amor que hay en nuestra vida; tanto el que recibimos como el que entregamos. En nosotros está averiguar cómo danzar en la vida desde el amor; cómo realizar un cambio de perspectiva y materializar la espiritualidad de la palabra AMOR.

Si algo está saliendo de maravilla, tenemos una sensación de bienestar, satisfacción interior; de alegría, entusiasmo e interés. Estamos abiertos a las personas y las situaciones, mostramos nuestra vulnerabilidad; mostramos nuestra naturaleza. Abrimos nuestro corazón permitiendo que salga lo más valioso de nuestro interior.

Si tomamos conciencia de ello, nos daremos cuenta que estamos reconociendo en nosotros mismos valores como la confianza, la seguridad, la honestidad, la cooperación, la complicidad… y sobre todo la entrega verdadera; damos AMOR.

Nos sentimos capaces de avanzar y cualquier situación la vemos desde una perspectiva más elevada, donde los obstáculos son sencillas realidades del momento, sobre las que pondremos a funcionar nuestros valores y recursos, para solventarlos y continuar con nuestro proyecto, propósito y aprendizaje de cómo danza el AMOR minuto a minuto dentro y fuera de uno mismo.

Danzar en la vida desde el AMOR es como danzar en el aire desde un helicóptero. “bueno para mi… que no quiere decir que para ti también lo sea… simplemente es una alegoría” .

He elegido el helicóptero por ser un aparato muy versátil como versátil es la naturaleza humana. A la vez, es lento si lo comparamos con un avión; como lento es el transcurrir de los minutos al tomar conciencia de lo importante que es el amor en nuestras vidas.

He elegido el helicóptero por su capacidad para sostenerse momentáneamente en el aire y rescatar a personas sobrevolando suelo, mar o montaña; al igual que un estado de AMOR sostiene nuestros anhelos más profundos, y nos rescata de situaciones o personas que nos resultan difíciles de llevar ayudándonos a comprender que, equivocarse es sano porque despierta la conciencia, que los demás son el espejo de una parte de nosotros para ayudarnos a integrarla y seguir creciendo y…lo mejor de todo, que siempre hay esperanza.

Siempre hay un lugar nuevo donde nos lleve el amor o el helicóptero, donde todo es posible. Miramos la vida con más optimismo, mayor entusiasmo, mas ligereza, diversión, somos espléndidos y generosos con lo que tenemos y disfrutamos compartiendo nuestros éxitos con los demás, solemos dar más de lo que recibimos, nuestra intención es ayudar a los otros a crecer mientras nosotros también crecemos. Nos interesamos por todo lo nuevo y nos fascinan las aventuras, el deporte, el contacto con la naturaleza…Si algo nos sale mal, estudiamos la situación, sacamos conclusiones y remontamos el vuelo nuevamente.

¡Estamos sobrevolando con amor nuestra vida y llevamos los mandos del helicóptero que nos eleva para ver el mundo, explorar, valorar e integrar lo aprendido!

Danzar en la vida desde el Amor y danzar en el aire desde un helicóptero es un acto heroico que requiere paciencia, persistencia y humildad.

  • Paciencia para recibir los reveses de la vida, de uno mismo y de los demás
  • Persistencia para seguir caminando a pesar de las dificultades que nosotros nos ponemos o que nos ponen los demás.
  • Humildad para admitir las equivocaciones  propias y las de los demás.

 ¿Te han entrado ganas de pilotar un helicóptero?