coachingconcorajeContratar a un coach ¿Para qué?

Cada vez más personas, independientemente de su condición social, edad o profesión (artistas, deportistas, directiv@s, am@s de casa, secretarias, etc) optan por contratar a un coach que les ayude a conseguir sus objetivos. Los motivos son muy diversos, desde mejorar nuestro aspecto físico e imagen personal; pasando por potenciar habilidades para asumir nuevas responsabilidades o cambios, determinar la verdadera vocación, hasta embarcarse en un trabajo de auto-redescubrimiento.

La práctica de contratar a un coach, cada vez más extendida, se debe a que el coaching es un proceso dotado de un conjunto de técnicas de apoyo para el diseño, desarrollo y consecución de metas propias o las de un equipo.

Se han escrito muchos libros y artículos sobre cuando, cómo y para qué contratar a un coach; y aún así hay personas que aún no se hacen una verdadera idea de cuando contratar un coach y qué puede hacer un coach por ellos. A veces se confunde con consultoría y también con psicología. Sin embargo, un coach ni hace terapia, ni da consejos, aunque ciertamente es terapéutico.

Antes de contratar un coach, es importante experimentar una sesión. Tal vez ayude conocer, de antemano,  dónde nace el coaching, cuál es su verdadero poder y qué dicen algunos de sus fundadores: Teri E-Belf, Timothy Gallwey, John Whitmore y Thomas J. Leonard y espero que este artículo ayude a ello.

El coaching nace con “el Arte de la Mayéutica”

¡Nace con Sócrates! Su madre Phaenarete, fue partera y en Grecia, la Mayéutica, era el arte donde la partera auxiliaba a la mujer a dar a luz”; un término que viene del griego (maieutike: arte obstétrica) y que Platón adoptó para expresar un aspecto particular de la enseñanza Socrática.

El filósofo conversaba con sus discípulos y a base de hacerles preguntas, les ayudaba a “sacar a relucir” los conocimientos innatos que tenían dentro. Por ello lo bautizó como “El arte de la Mayéutica” de forma romántica, para simbolizar que, él también ayudaba a dar a luz algo que en ese momento permanecía oculto y obstaculizaba el aprendizaje.

Su poder está en la aplicación de ésta técnica como base esencial “La mayéutica Socrática” o “ el arte de hacer preguntas poderosas”. Al contratar un coach, la habilidad que tenga para hacer preguntas poderosas provoca que, emerja en la persona la toma de conciencia para responder ante su realidad de manera consciente y en positivo, y tal vez, reconoce patrones de conducta que quiere adoptar o modificar o también, tome la decisión de  poner en marcha alternativas diferentes, creativas e innovadoras a objetivos personales, profesionales, de estudios, carrera, vocación, etc.

Paul “Bear” Bryand dijo:” No es la voluntad de ganar lo que cuenta, todo el mundo la tiene. Lo que realmente cuenta es la voluntad para prepararse para ganar”.

Tener la voluntad de prepararse para ganar  ¿Interesante verdad?

tim_gallwey

“Las personas tienen más potencial del que ellos piensan” Tim Gallwey

Justamente en los años 70, Thimothy Gallway en EEUU se dio cuenta que, para un deportista el peor enemigo es su propia mente y, por ello, desarrolló una serie de libros que le ayudasen a superar bloqueos y obtener el máximo rendimiento con resultados verdaderamente sorprendentes. En su libro “El juego interior del tenis” (Inner Game) pone en evidencia que, es mucho más importante en situaciones de presión enfocarse en lo que acontece entre golpe y golpe que en concentrar la atención en golpear la raqueta.

Cuando se contrata a un coach, éste último se encarga entre muchas más cosas de gestionar el proceso para preparar a su coachee (cliente) y  que obtenga aquello que él quiera obtener.

A raíz de ese trabajo John Whitmore en Europa adapta esta técnica deportiva al mundo empresarial dando origen a lo que hoy conocemos como Coaching Empresarial o Ejecutivo y fue Thomas J. Leonard otro precursor y mundialmente conocido, ahora, como el Padre del Coaching quien dio un paso más, ofreciendo el coaching en la esfera personal, convirtiéndolo en una profesión con formación y credenciales específicas.

Y si quieres puedes descargarte los 28 principios de atracción de Thomas J. Leonard por gentileza de la web La casa del Coaching

Teri E-Belf “la abuela del coaching”

Y las mujeres también contribuyeron a esta profesión de la mano de Teri E-Belf La abuela del coaching” al ser la primera MCC (Master Certified Coach) de ICF en el mundo y fundadora desde 1981 de Success Unlimited Network LLC (SUN) una de las más antiguas y prestigiosas escuelas de coaching en el mundo.

Su programa de éxito se caracteriza al integrar el modelo británico con el pragmatismo estadounidense, es un modelo de excelencia y valorado como uno de los programas de coaching preferidos por numerosos profesionales que ha merecido ser citado en revistas como Money Magazine, Fast Company y The Chicago Tribune.

Este modelo deriva del management y del entrenamiento deportivo desarrollado con un enfoque congruente con el enfoque de Timothy Gallwey y de Robert Fritz a través de la metodología DMA, actualmente conocida como “Tecnología para Crear”.

El coaching de excelencia pone el enfoque en lo que acontece entre las reuniones de coaching y, esta posibilidad de aprender durante el proceso además de durante la reunión, permite que el individuo aprenda por sí mismo la manera de conseguir los resultados deseados al tiempo que aumentar su nivel de bienestar. Un proceso de coaching de excelencia pretende que el individuo encuentre el equilibrio entre objetivos a conseguir y nivel de bienestar o satisfacción al obtenerlos.