Todo lo que pasa tiene sentido

jugando  En los cuentos todo lo que pasa tiene sentido y…
 En la vida real tiene sentido  todo lo que nos pasa.

En los cuentos encontramos el reflejo de una forma simple y metafórica de cosas que diariamente vivimos. Los cuentos son una fuente de inspiración y a la vez de esperanza y también reveladores cuando estamos ante situaciones tensas o difíciles de la vida diaria.

Diáriamente nos levantamos solos, caminando por la vida inmersos en nuestros pensamientos, situaciones, ideas, proyectos y de repente algo externo llama nuestra atención. Nos pilla por sorpresa o nó,  es agradable o nó, nos es indiferente o nó….

Esta historia  ZEN nos habla de una – Situación Tensa – representada por un tigre feroz y en otras historias puede ser un elefante enmascarado o un ágila voraz. Sea lo que sea siempre se cumple la misma regla: estamos solos ante un aparente peligro.

Si se quema la casa, si alguien nos persigue, si nos increpa, si aquello que nos da miedo se pone frente a nosotros como ese tigre feroz; nuestra forma de protegernos tan afincada en nuestro cerebro reptiliano es la de “patas para qué os quiero”

Claro que, tanto si nos quedamos parados como si corremos siempre habrá  un acantilado, o una enorme piedra o un laberinto con el que topamos. ¡Es ley de vida! ¿No lo sabías?

En realidad la mayoría de las veces, estamos esperando que sea “lo otro” lo que se aleje de nosotros corriendo desesperadamente, en vez de nosotros, o jugamos al escondite deseando que no nos vea y que pase de largo.

En la vida cotidiana siempre hay soledad, tigres y acantilados y están ahí una y otra vez, son parte de nosotros, de la naturaleza, de nuestra naturaleza y  del universo.

Nuestro protagonista el hombre de la historia ZEN, tal vez inconscientemente lo supo y al final optó por algo que tal vez no le libere de caerse al precipicio pero, estoy segura que durante la caída “si llega a ocurrir” tendrá con otra actitud, otro ánimo, otro pensamiento, otra idea, otra forma de sentir, y … tal vez, solo tal vez; el salto que diera fuese un salto cuántico que aunque le llevase de nuevo al mismo sitio desaprendió y aprendió algo nuevo. Y es que puso su atención en otro lugar. Ahí está la clave

Pero esa es mi interpretación ¿Y la tuya?

Aquí  dejo la historia para que saques tus propias conclusiones y la próxima vez que tengas una situación tensa  observes donde quieres poner tu atención.

Un dia mientras caminaba a través de la selva, un hombre se encontró con un feroz tigre. Corrió pero pronto llegó al borde de un acantilado. Desesperado por salvarse, bajó por una parra y quedó colgado sobre el fatal precicipio. Mientras él estaba colgado; dos ratones aparecieron por un agujero en el acantilado y empezaron a roer la parra. De pronto vió un racimo de frutillas en la parra, las arrancó y se la llevó a la boca. ¡Estaban increíblemente deliciosas!

Si te ha gustado este post, compártelo puede que también a otros les guste y si nó, al menos espero que durante el trayecto hayas dado un pequeño salto cuántico.

¡Hasta la próxima!

Reconocimiento y Gratitud a Marshall B. Rosenberg

El arte de hablar y saber escuchar armoniosamente

Nunca olvidaré la primera vez, en el 2009, que asistí a mi formación en Comunicación No Violenta de la mano de Pilar de la Torre; 1ª formadora acreditada en España por el propio Marshall B. Rosenberg en CNV.

Aún llevando más de 200 horas de formación reglada en CNV, ese lenguaje nuevo de vida que Marshall B. Rosenberg denominó como  Comunicación No Violenta (hay  + 30 escuelas en el mundo) resulta a veces complicado de llevar a cabo. Y eso es normal, ya que son muchos años, muchas generaciones, muchos siglos los que hemos que observar, individualmente, para desaprender formas arcaicas de expresión y comunicación que, hoy, no son útiles para los Seres Humanos ya que en vez de sumar; restan protagonismo, crecimiento y avance.

 

He observado que en las empresas, en las relaciones, en la familia, en la sociedad, en las instituciones, etc… existen tantos alicientes externos e internos para practicar la violencia con el lenguaje que, aquellos que hemos decidido ser formadores y/o practicantes de esta nueva forma de hablar, y nos hemos formado a través de la práctica… “no existe otra manera”; nos entristece la partida de Marshall B. Rosenber  y al mismo tiempo estamos muy agradecidos por la forma tan inteligente y armoniosa de estructurar un nuevo lenguaje de comunicación a través de 4 sencillos pilares cuyo propósito final es alinear el pensar, el sentir y la acción, soltanto así la violencia en el lenguaje.

El arte de hablar y saber escuchar armoniosamente se aprende a través de una danza en la comunicación intrapersonal e interpersonal, usando la voz como medio de expresión y actuando como observadores de la realidad sin juicios, críticas, diagnósticos, evaluaciones, comparaciones que tanto interfieren en la comunciación verdadera.

 

Es por ello, que me nace compartir a través de mi blog y en agradecimiento a las enseñanzas y la energía de Marshall B. Rosenber y a la persona que me las transmitió directamente Pilar de la Torre, este pequeño escrito. Hablar armoniosamente es un pasaje del libro: La Medicina de la Tierra escrito por Jamie Sams que, bajo mi punto de vista, resuena mucho con la esencia de la CNV, por si es de utilidad para ti, lector y  que dice así:

 

Hablar Armoniosamente

 

La inteligencia, construida sobre profunda sensibilidad, es el don que permite a cualquier individuo hablar con armonía.

 

Decir la verdad no es una lección demasiado difícil de aprender cuando se es honesto con el YO. El arte de hablar armoniosamente es un poco más difícil porque la mayoría de las personas honestas y directas tienen tendencia a olvidar que la honestidad a toda costa no se aprecia siempre. Si se actúa con sensibilidad, no será necesario diluir lo que queremos decir o la verdad. Cuando la sensibilidad va acompañada por inteligencia, estamos usando nuestros poderes de percepción para notar que podemos poner armonía en situaciones potencialmente inquietantes. Respetar la vulnerabilidad de los que confían en nuestra honestidad y delicadeza es la llave del arte de contar la verdad armoniosamente.

 

“Si has observado las caras atónitas de los demás cuando has sido demasiado abrupto o sensible, puede ser hora de templar tus palabras. Ponte en su lugar y pregúntate si tomarías como ofensa tu manera de hablar. Si estás al otro lado de esta situación, da una copia de esta página al ofensor. ¡Habiendo sido el ofensor y el ofendido, concedo el permiso para copiar esta página!”

Por |febrero 18th, 2015|coaching|0 comentarios|

Las cinco palabras mágicas del coaching

buen-clima-laboral

El éxito de un buen clima laboral en un equipo se consigue, en gran parte, potenciando la individualidades de cada integrante.

Determinar cuándo una empresa necesita y “se casa” con un proceso de Coaching es una pregunta que algunas organizaciones pequeñas y/o medianas aún se hacen.

Aunque sepamos los beneficios que el  coaching aporta a una empresa, ocurre que a veces no terminamos de “casarnos con el”.

¿Qué nos falta por descubrir del coaching para experimentar su verdadero poder en nuestra empresa?

Al igual que descubrimos -paulatinamente-  lo “qué SI queremos hacer; lo que SÍ CASA” para tener éxito en la vida, en el matrimonio e incluso un divorcio, para elegir una profesión, determinar la ubicación de nuestro negocio, diversificar, vender mejor en tiempos de crisis, aumentar el nivel de satisfacción de nuestros clientes, incrementar la facturación en una línea de negocio, conocer nuestra ventaja competitiva, etc, etc, etc es decir, lo que nos hace diferentes y únicos como empresa o persona; también descubrimos lo “que NO queremos hacer; lo que NO CASA” , pues ambas caras de la moneda modelan un determinado presente y futuro.

En anteriores post hablé de la utilidad del coaching para tomar decisiones, hablamos acerca del verdadero poder del mismo, quienes fueron sus fundadores, qué tiene que ver el coaching con el deporte, cómo influenció Sócrates este proceso a través del “arte de la mayéutica” y cómo poco a poco se traslada su aplicación de la empresa al ámbito personal.

Sin embargo, sigo observando que aún se echa en falta una comprensión más práctica, que permita saber a priori si; en una empresa un equipo de personas o una persona individualmente requiere de un proceso de Coaching y cuando empezar.

El LADO OSCURO DEL COACHING.

Para averiguarlo; qué mejor que echar mano a detallar aquello que no es coaching ; “aquello que no casa con el Coaching”.

Durante más de una década Leonardo Ravier autor del libro “ARTE y CIENCIA DEL COACHING” ha sido un activo e incansable emprendedor en el mundo del coaching. Sus teorías, modelos y prácticas se están aplicando en multinacionales de diversos sectores, así como en el ámbito educativo y de desarrollo personal.

El sexto capítulo “El lado oscuro del Coaching” pág. 277 de su libro “Arte y Ciencia del Coaching” analiza distintos casos publicados por Harvard Business Review de procesos de coaching realizados con consejeros delegados, directivos y vicepresidencias de diversas organizaciones, desde la perspectiva del coaching con fundamentos que él mismo detalla.

Éstos son los puntos que Leonardo concluye acerca de lo que NO ES COACHING:

  1. El coaching nunca debe usarse como medida correctiva o disciplinaria (salvo que el mismo implicado lo solicite y plantee un objetivo de trabajo, más que un “problema”)
  2. El coaching no puede ser impuesto (salvo que la persona acepte y desee recibir coaching, en cuyo caso dejaría de ser impuesto)
  3. El coaching no es “instrucción”. El cliente debe encontrar sus propias respuestas. Jamás un coach aportará sus propias soluciones o caminos hacia el objetivo planteado por el cliente.
  4. El coaching no se centra en los objetivos sino en el cliente. Ésta es quizás la mayor diferencia entre el coaching y la dirección por objetivos.
  5. La experiencia en psicología deportiva o estudios MBA u otras disciplinas no son muestra de estar formado y tener experiencia en coaching.
  6. El coach no debe “pulir”, ni tiene la capacidad de conseguir cosas en sus clientes. Es el cliente el que consigue sus objetivos por sí mismo.
  7. El coach no analiza el comportamiento de sus clientes y mucho menos sugerir prácticas según sus interpretaciones o visiones personales.
  8. El coach no impone su punto de vista
  9. El coach jamás intentará que sus clientes se parezcan a él, sino que potenciará la propia personalidad del cliente, contribuyendo a su desarrollo.
  10. En coaching no es necesario reunirse dos veces al día. El cliente debe tener su espacio de trabajo y desarrollo autónomo, por ello las sesiones pueden ser entre 2 o cuatro al mes (salvo excepciones)

LAS CINCO MAGNÍFICAS “PALABRAS CLAVE” EN COACHING

Como colofón a este año 2014 que da sus coletazos finales: veamos lo que SÍ ES COACHING

RELACIÓN TU-YO: un proceso de coaching consigue sistematizar un proceso de ayuda esencialmente no directiva partiendo de un encuentro interpersonal que pone en marcha una auténtica y espontánea relación humana.

REFLEXIÓN-ACCIÓN: el coaching no enseña, sino que el cliente aprende de forma vivencial (vive su viaje particular, a través de lo que en coaching llamamos “plan de acción” porque el cliente –vive- sus reflexiones y conclusiones de la sesión en el terreno de su realidad).

AQUÍ-AHORA: desde el presente se proyecta el futuro. Consideramos que se pueden aprender cosas del pasado, siempre y cuando éste no esclavice al cliente (en cuyo caso deberá contar con la especialización de otro profesional). Aunque el Coaching no es terapia, sí puede ser un proceso terapéutico cuando ese es el propósito del cliente: liberar y/o soltar.

QUÉ Y CÓMO frente a PORQUÉ: centramos el proceso en qué quiere el cliente, cómo va a conseguirlo y cuándo lo hará, observando la riqueza del presente. El terreno del porque (justificación de opiniones) es frecuentemente despejado en las sesiones.

AUTOCONCIENCIA: Esto es la columna vertebral de la relación de coaching. “el darse cuenta” o –awareness- que seguramente habrán leído tantas veces, donde el principal beneficio que recibimos es actuar movidos por lo que verdaderamente nos importa, expresando lo que valoramos y nos hace sentir profundamente satisfechos a nivel personal y profesional y  yendo a por ello con confianza.

Querido lector deseo que este y los anteriores artículos esclarezcan un poco más la utilidad de un proceso de coaching y como dice Leonardo Ravier “ayuden a comprender la verdadera dimensión “científica” (no académica) del mismo.

Por |diciembre 18th, 2014|coaching|0 comentarios|

Cada vez más personas optan por contratar un coach

coachingconcorajeContratar a un coach ¿Para qué?

Cada vez más personas, independientemente de su condición social, edad o profesión (artistas, deportistas, directiv@s, am@s de casa, secretarias, etc) optan por contratar a un coach que les ayude a conseguir sus objetivos. Los motivos son muy diversos, desde mejorar nuestro aspecto físico e imagen personal; pasando por potenciar habilidades para asumir nuevas responsabilidades o cambios, determinar la verdadera vocación, hasta embarcarse en un trabajo de auto-redescubrimiento.

La práctica de contratar a un coach, cada vez más extendida, se debe a que el coaching es un proceso dotado de un conjunto de técnicas de apoyo para el diseño, desarrollo y consecución de metas propias o las de un equipo.

Se han escrito muchos libros y artículos sobre cuando, cómo y para qué contratar a un coach; y aún así hay personas que aún no se hacen una verdadera idea de cuando contratar un coach y qué puede hacer un coach por ellos. A veces se confunde con consultoría y también con psicología. Sin embargo, un coach ni hace terapia, ni da consejos, aunque ciertamente es terapéutico.

Antes de contratar un coach, es importante experimentar una sesión. Tal vez ayude conocer, de antemano,  dónde nace el coaching, cuál es su verdadero poder y qué dicen algunos de sus fundadores: Teri E-Belf, Timothy Gallwey, John Whitmore y Thomas J. Leonard y espero que este artículo ayude a ello.

El coaching nace con “el Arte de la Mayéutica”

¡Nace con Sócrates! Su madre Phaenarete, fue partera y en Grecia, la Mayéutica, era el arte donde la partera auxiliaba a la mujer a dar a luz”; un término que viene del griego (maieutike: arte obstétrica) y que Platón adoptó para expresar un aspecto particular de la enseñanza Socrática.

El filósofo conversaba con sus discípulos y a base de hacerles preguntas, les ayudaba a “sacar a relucir” los conocimientos innatos que tenían dentro. Por ello lo bautizó como “El arte de la Mayéutica” de forma romántica, para simbolizar que, él también ayudaba a dar a luz algo que en ese momento permanecía oculto y obstaculizaba el aprendizaje.

Su poder está en la aplicación de ésta técnica como base esencial “La mayéutica Socrática” o “ el arte de hacer preguntas poderosas”. Al contratar un coach, la habilidad que tenga para hacer preguntas poderosas provoca que, emerja en la persona la toma de conciencia para responder ante su realidad de manera consciente y en positivo, y tal vez, reconoce patrones de conducta que quiere adoptar o modificar o también, tome la decisión de  poner en marcha alternativas diferentes, creativas e innovadoras a objetivos personales, profesionales, de estudios, carrera, vocación, etc.

Paul “Bear” Bryand dijo:” No es la voluntad de ganar lo que cuenta, todo el mundo la tiene. Lo que realmente cuenta es la voluntad para prepararse para ganar”.

Tener la voluntad de prepararse para ganar  ¿Interesante verdad?

tim_gallwey

“Las personas tienen más potencial del que ellos piensan” Tim Gallwey

Justamente en los años 70, Thimothy Gallway en EEUU se dio cuenta que, para un deportista el peor enemigo es su propia mente y, por ello, desarrolló una serie de libros que le ayudasen a superar bloqueos y obtener el máximo rendimiento con resultados verdaderamente sorprendentes. En su libro “El juego interior del tenis” (Inner Game) pone en evidencia que, es mucho más importante en situaciones de presión enfocarse en lo que acontece entre golpe y golpe que en concentrar la atención en golpear la raqueta.

Cuando se contrata a un coach, éste último se encarga entre muchas más cosas de gestionar el proceso para preparar a su coachee (cliente) y  que obtenga aquello que él quiera obtener.

A raíz de ese trabajo John Whitmore en Europa adapta esta técnica deportiva al mundo empresarial dando origen a lo que hoy conocemos como Coaching Empresarial o Ejecutivo y fue Thomas J. Leonard otro precursor y mundialmente conocido, ahora, como el Padre del Coaching quien dio un paso más, ofreciendo el coaching en la esfera personal, convirtiéndolo en una profesión con formación y credenciales específicas.

Y si quieres puedes descargarte los 28 principios de atracción de Thomas J. Leonard por gentileza de la web La casa del Coaching

Teri E-Belf “la abuela del coaching”

Y las mujeres también contribuyeron a esta profesión de la mano de Teri E-Belf La abuela del coaching” al ser la primera MCC (Master Certified Coach) de ICF en el mundo y fundadora desde 1981 de Success Unlimited Network LLC (SUN) una de las más antiguas y prestigiosas escuelas de coaching en el mundo.

Su programa de éxito se caracteriza al integrar el modelo británico con el pragmatismo estadounidense, es un modelo de excelencia y valorado como uno de los programas de coaching preferidos por numerosos profesionales que ha merecido ser citado en revistas como Money Magazine, Fast Company y The Chicago Tribune.

Este modelo deriva del management y del entrenamiento deportivo desarrollado con un enfoque congruente con el enfoque de Timothy Gallwey y de Robert Fritz a través de la metodología DMA, actualmente conocida como “Tecnología para Crear”.

El coaching de excelencia pone el enfoque en lo que acontece entre las reuniones de coaching y, esta posibilidad de aprender durante el proceso además de durante la reunión, permite que el individuo aprenda por sí mismo la manera de conseguir los resultados deseados al tiempo que aumentar su nivel de bienestar. Un proceso de coaching de excelencia pretende que el individuo encuentre el equilibrio entre objetivos a conseguir y nivel de bienestar o satisfacción al obtenerlos.

 

Por |noviembre 26th, 2014|coaching|0 comentarios|

Si te hablan mal ¿Cómo contestas?

8172942-un-grupo-de-personas-diversas-habla-en-los-medios-de-comunicacion-social-las-conexiones-de-red-de-co

A partir de Ahora elijo expresar abiertamente lo que está vivo en mi; incluso aunque otros no puedan apreciar mi regalo.

¿Tendemos que evitar dar una mala contestación cuando nos hablan mal o por el contrario, reaccionamos o en el mejor de los casos respondemos de forma asertiva?

Dentro del proceso y del lenguaje nuevo que practicamos con los cuatro pilares para evitar  comunicarnos violentamente; Marshall B. Rosenberg nos habla de cómo recibir un mensaje negativo y qué hacer al respecto.

Cuatro opciones para recibir un mensaje negativo 

Cuando alguien nos transmite un mensaje negativo, sea verbal, corporal o ambas forma de expresión a la vez, tenemos cuatro opciones con respecto a la manera de recibirlo.

  • Culparnos – Tomarlo de manera personal, captando en el otro acusaciones y críticas.

Por ejemplo, alguien está irritado con nosotros y nos dice “¡Eres la persona más egocéntrica que he conocido en mi vida”! Si nos tomamos la frase de forma personal, podemos reaccionar respondiendo: “Si, debería ser más sensible con los demás”

Es decir, aceptamos el punto de vista de la otra persona y nos echamos la culpa. Es una opción que vulnera nuestra autoestima y nos cuesta un precio muy alto, ya que nos lleva a sentirnos culpables, avergonzados y deprimidos.

  • Culpar a los otros – Echar la culpa a nuestro interlocutor

En respuesta a la afirmación anterior podríamos protestar diciendo: “No tienes derecho a decirme esto. Siempre tengo en cuenta tus necesidades. ¡Tú eres el egocéntrico!”

Cuando nos tomamos las afirmaciones de esta manera y echamos la culpa a la otra persona, lo más probable es que sintamos rabia. Es importante que nos preguntemos cómo estoy con esa emoción, qué pienso…

Aprovechemos para ampliar nuestro vocabulario de sentimientos acerca de la emoción de rabia: estar molesto, disgustado, descontento, gruñón, frustrado, indignado, enfadado, malhumorado, enojado, irritado, harto, crispado, furioso, enfurecido, impotente, desesperado, hostil, violento, agresivo…

  • Percibir nuestros propios sentimientos y necesidades – Hacer que brille la luz de nuestra conciencia para ver con claridad nuestros sentimientos y necesidades

Podríamos entonces responder: “cuando me dices que soy la persona más egocéntrica que conociste en tu vida, me siento herido porque yo querría que reconocieras los esfuerzos que hago para tener en cuenta tus preferencias”.

Al centrar la atención en nuestros sentimientos y necesidades, tomamos conciencia de que sentirnos heridos en esta circunstancia deriva de nuestra necesidad de que se reconozcan los esfuerzos que hacemos.

Aprovechamos para indicar que la necesidad de reconocimiento o valoración es universal, la tenemos todos y al expresarla nos será más fácil encontrar caminos o estrategias para satisfacerla. Dichas estrategias o caminos; mejor que dependan de nosotros en lugar de intentar que sea el otro quien la satisfaga, ya que en el fondo siempre decidimos lo que queremos y lo que no, bien sea, con nuestra voz o nuestro silencio.

  • Percibir los sentimientos y necesidades de los otros – Iluminar con la luz de la conciencia los sentimientos y necesidades de la “otra persona”, según ella/el mism@ los expresa.

Por ejemplo podríamos decir: “¿Te sientes herida porque necesitas que se tomen en cuenta tus preferencias?

En lugar de culpar a la otra persona por lo que sentimos, aceptamos nuestra responsabilidad que nos corresponde reconociendo nuestras necesidades, deseos, expectativas, valores, o ideas.

El coaching para nuevos comienzos, toma de decisiones y

Nuevos comienzos, toma de decisiones y… para mucho más sirve el coaching

CARL JUNG

Los nuevos comienzos empiezan por proceso inconscientes que afloran a través del coaching al traer a la consciencia “lo que ya sabes”. Un estudio así lo muestra

Un grupo de voluntarios se sometió a una prueba en la que debían hacer elecciones sencillas, mientras sus cerebros estaban siendo escaneados con la tecnología fMRI*.  Los resultados demostraron que, antes de que nos demos cuenta o siquiera pensemos en lo que queremos hacer, nuestro cerebro comienza a discurrir. Parecía que dicho estudio estaba indicando que la toma de decisiones; “el cómo decidimos”; nos llega del inconsciente.  en lugar del consciente como se pensaba

Siempre estamos decidiendo; o bien actuar ya, o posponer una acción hasta conseguir más datos o simplemente decidimos que otros decidan por nosotros. A veces lo tenemos claro y resulta fácil tomar posición y otras decidimos de forma “inconsciente” porque son hábitos que hemos adquirido y tenemos muy  incorporados en nuestra forma de pensar. Éstos hábitos automatizados están presentes no sólo en el terreno personal sino también en el profesional.

Cuando sentimos una presión por un tema tanto a nivel individual como social, nos damos cuenta que esa  tensión se genera por situaciones sobre las que hemos de tomar alguna decisión pero aún no lo hemos hecho. Hay pensamientos y creencias en nuestro inconsciente y que, tal vez, están interfiriendo.

Y…¿ Somos conscientes de ello? ¿Nos damos cuenta que en cada minuto hay una decisión que tomar?

“Llamar o escribir, ir al dentista hoy o mañana, aceptar o rechazar la propuesta …”

Lo curioso del tema es que las decisiones son más que un “SI o NO”, hay condiciones y esas condiciones hacen que cualquier proyecto se retrase o se acelere porque cualquier decisión que tomemos, nos afecta a nosotros y a nuestro entorno. Y es que decidir algo significa perder, también algo.  

Hay decisiones que cuestan más, pues conscientemente no sabemos lo que vamos a perder, aunque nuestro inconsciente sí lo sabe. Por eso, a veces tenemos una sensación rara que hace que no estemos 100% seguros con la decisión tomada.

También pasa lo contrario, pareciera que aquellas decisiones son una locura y sin embargo, nosotros las sentimos 100% segura aunque no sabemos explicar racionalmente o conscientemente porqué.

Fijaros en la entrevista que realizó Eduard Punset a John Bargh, psicólogo de la Universidad de Yale (NY) el 1 de Octubre del 2009 donde demostró que la conciencia llegó después…

Eduard Punset: Nosotros, la gente de a pie, siempre habíamos pensado que el inconsciente era algo muy útil para las pequeñas cosas pero que, para las cosas más complejas, era necesaria la conciencia.  Nunca se nos ocurrió que, solamente con el inconsciente, pudiéramos llevar a cabo procesos cognitivos complejos. ¡Es una revolución! ¡Y no estoy seguro de que la gente de la calle sea realmente consciente de eso!

John Bargh: No, no creo que lo hayan asumido todavía. Siempre ha imperado la noción de que la conciencia iba primero, que todo arrancaba en la conciencia, y que las cosas se tenían que hacer con conciencia, deliberadamente. Pero, con práctica, tal vez algunas de estas cosas se puedan hacer sin conciencia, como conducir un coche o, en el caso de los tenistas, moverse por la pista sin pensar… esto es así para cualquier cosa que se haya hecho muchas veces y se domine.

Sin embargo ahora empezamos a entender que, en realidad, el inconsciente fue lo que surgió primero en el tiempo evolutivo, hace muchos millones de años, y que la conciencia se desarrolló bastante más tarde en la historia de la evolución. … Así que el inconsciente entra en juego y nos influye, y a menudo nos aporta respuestas. Incluso cuando creemos que estamos haciendo algo conscientemente, con atención y conciencia, en realidad hemos llegado a la respuesta de un modo rápido mucho antes de lo que creemos.

Entonces; ¿Cómo llegar  al inconsciente de manera consciente  para crear una ventaja competitiva?

Un proceso de coaching es justamente lo que ofrece: la toma de conciencia paulatina de lo que queremos hacer y para qué, a través de una metodología que se revela como la herramienta adecuada demandada por directivos para encontrar una manera de favorecer la toma de decisiones en situaciones de incertidumbre, miedo, falta de motivación, cambios organizacionales, estrés, faltas de compromiso, etc.

María Trinidad Arqueros Fernández Doctoranda del departamento de Psicología Social Facultad de Ciencias Políticas y Sociología lo expone así en su Tesis** Doctoral de la UCM:

El coaching ha surgido como una necesidad cada vez más demandada por los líderes organizacionales y los demás miembros de la organización, suponiendo un paradigma que facilita el cambio personal, y que se centra especialmente en el desarrollo del directivo.

Los líderes de hoy han de poder crear en su organización una ventaja competitiva y un valor añadido; tienen que ser conscientes de los cambios, y se han de adaptar lo mejor posible modificando su forma de funcionar, para mejorar su efectividad, productividad y competitividad; y el coaching representa un cambio fundamental en la manera de pensar“.

Si consideras que esta información puede ser de utilidad en tu círculo de personas, siéntete libre de compartirla. 

Fuentes:
*fRMI: una técnica de las neurociencias que se utiliza en estudios de neuromarketing
**El coaching en las organizaciones
Artículo publicado en el diario de Colmenar Viejo octubre 2014 “El ÚNICO”

5 Claves para Cerrar Círculos de Coraje

¿Cómo cerrar Círculos de Coraje?

En la últimas décadas se ha hecho más evidente que la sociedad “pareciera” querer efectuar un cambio interior, cerrando círculos, etapas, historias, vidas, negocios… pero ¿es eso cierto? ¿Realmente vamos cerrando círculos y además con coraje?

corazónvsojosSi perteneces a la generación nacida en los años 50 o 60; los éxitos alcanzados ahora se pueden tornar algo arduos y, tal vez, no porque no te los merezcas o no hayas puesto en el asador toda tu maravillosa y potente energía para cosechar los logros sino porque ahora empiezas a cuestionarte ¿Para qué todo aquello? ¿qué sentido le aporta a mi vida? ¿Soy  Feliz ?

Algunos han perdido su matrimonio, otros sus hijos o seres queridos, otros sus propiedades, negocios, otros se mantienen en la cuerda floja cerrando los ojos para no sentir la soledad, la desesperación, la tristeza, el desamor, la intranquilidad, la inquietud. Pero, también, existen otras personas que en silencio crecen cada día y buscan dar sentido a sus vidas aportando coraje minuto a minuto en su propia cotidianeidad.

Desde pequeños hemos crecido queriendo ser el centro de atención, hemos aprendido a salirnos con la nuestra aún a costa de lo que el otro quisiera o sintiera. Hemos sentido envidia de nuestros hermanos y ellos de nosotros, hemos tenido sentimientos de odio y amor al unísono hacia nuestros progenitores y ellos hacia nosotros. Y aunque no hayan sido hermanos o progenitores, han sido abuelos o tíos o primos.

Todo eso ha ocurrido en algún momento de nuestra vida y nuestra existencia, pero aunque lo hayamos dejado atrás, aún existe y “para bien o para mal” ese recuerdo, esa emoción, ha ido creciendo hasta hacerse cada vez más grande. Como si de un agujero negro se tratara y en momentos de quietud nos asalta y nos asusta pues mirarlo nos produce sentimientos de dolor y sufrimiento a los que somos incapaces, muchas veces, de hacerle frente.

Desde pequeños hemos crecido queriendo ser el centro de atención, queriendo ser aceptados, amados, valorados y respetados. Toda la humanidad estamos ahí. Y en ese propósito hemos ido poniéndonos máscaras que ocultaban lo que realmente sentíamos, vivíamos y hacíamos. Así engañábamos al otro y lo peor a nosotros mismos.

Buscábamos razones y hechos que certificaran que estábamos en lo correcto; si consigo esto me sentiré mejor, me querrán más, me valorarán más, si hago lo que me dicen me tendrán en cuenta, me querrán, estarán conmigo, no me dejarán, etc. Cuando en realidad lo que hacíamos era actuar movidos por la simple intención de que no nos hagan daño y nos acojan tal cual somos.

Todo lo que va regresa y aunque en esta vida nos esté yendo bien o pensemos que nuestros actos son bien intencionados; la realidad es que en nuestro interior existe una desconexión real entre lo que pensamos, lo que sentimos, lo que expresamos y cómo actuamos y eso nos genera temor , rabia y dolor al ver cómo empleamos toda nuestra energía en ocultarnos y engañarnos.

Estamos desconectados del sentido y la verdadera intención de “para qué hacemos lo que hacemos”, lamentablemente solo hemos aprendido a conectarnos con el placer, el bienestar y el coraje a través de los éxitos efímeros, reconocimientos externos y logros materiales.

De la pérdida a la liberación

Aún seguimos moviéndonos por el mero instinto de protección. Y yo llamo a eso el el círculo de la rabia: Si me protejo es porque algo temo. Si algo temo es porque siento que algo valioso me van a quitar. Si me lo quitan lo pierdo y eso me produce rabia y dolor.

Y qué pasaría si te dijeran ahora mismo que perder tan sólo significa liberar, dejar ir.

Una sencilla pregunta para cerrar el círculo de la rabia podría ser ¿Qué quieres dejar ir? Cuando tomamos conciencia de ello podremos liberarlo y así caminar más ligeros, alegres y con un potencial sentido de bienestar y satisfacción interior. ¿no te parece?

Cada día amanece, cada día crecen nuevas células en tu cuerpo, cada minuto inspiramos y respiramos. El proceso de la respiración es el más claro ejemplo que no perdemos nada sino que liberamos aquella energía que nuestro cuerpo no necesita para vivir. De hecho hay muchas personas que al no respirar bien lo que hacen es no oxigenar el cerebro y mantener al gas tóxico CO2 haciéndoles sentirse pesadas, densas y hasta asfixiadas….

Están alimentando su agujero negro interior al que van a parar todos los más oscuros pensamientos y sentimientos que se expresarán a través de sus actos y palabras reflejando el círculo en el que cada cual está inmerso. ¿Serán círculos de Coraje o Círculos de Rabia.?

El lenguaje del cuerpo y en concreto el modo en que respiramos nos indica el estado de ansiedad o quietud que tenemos. Yo misma, porque soy humana y me pasan cosas igual que a todos trato de darme cuenta sobre el círculo en el que me muevo: círculo de coraje o círculo de rabia.

Por mis experiencias opino que para encontrar el sentido a la vida no hay que negar, ni anular círculos porque sencillamente pienso que esa tarea es titánica y no me corresponde a mi sola.

Pero, sí puedo contribuir y aportar mi granito de arena sobre mi propia vida e ir aprendiendo cada día y tu también puedes hacer lo mismo. Los círculos están en una pista para danzar al ritmo de una música que nos haga sentirnos bien. Nuestra labor es tratar de bailar por más tiempo en la pista de los círculos de coraje y en el supuesto de que, por  algún  despiste, cansancio o miedo caigamos en el círculo de la rabia bailaremos algo más despacio, mientras cogemos fuerzas con el propósito de saber qué hay que liberar para que nuestros pasos vuelvan a ser alegres, ligeros y más libres HOY, AHORA y así nuestra vida tenga un sentido de bienestar y satisfacción interior.

Resumiendo aquí comparto mis 5 claves para incrementar los círculos de coraje 

  1. Modifica el significado de la palabra perder por LIBERAR, SOLTAR, DEJAR IR
  2. Escribe aquello que dejas ir y quémalo Permítete ese tiempo, no pasa nada.
  3. Visualiza aquello que eliges que entre en tu vida y que te aporta bienestar
  4. Dá gracias a quienes te hayan mostrado lo que ya no tiene sentido en tu vida, agradeciendo los sentimientos, pensamientos y emociones que emergieron y estaban vivos en ti.
  5. Perdónate y sé sincero y honesto contigo mism@ por tener esa emoción y no te juzgues ni te critiques. Hiciste lo mejor que supiste hacer en ese momento.

Pide a tus círculos de coraje solo una cosa: que reciba tu primer paso pues ¡Ese es un regalo que te haces a ti mism@!.

Y por último, olvídate de lo que ocurra después; seguro que podrás con ello, no te avergüences, no recules, no te juzgues, no te ridiculices, no te autosabotees.

¡Danza en TU CÍRCULO DE CORAJE que para eso lo tienes!

Coraje para mi significa alinear el corazón con la acción.

Danzar en la Vida desde el AMOR

Un cambio de perspectiva de la palabra AMOR .

Reflexión: Este río es el mismo si lo ves desde un helicóptero que si lo ves desde la orilla…

Amor…palabra misteriosa y sencilla a la vez, un sentimiento y un estado del SER.

¿Has reflexionado sobre el amor que hay dentro de ti? ¿Eres consciente de cómo lo expresas? ¿A quienes? ¿en qué situaciones?¿Cuál es la Danza de Comunicación y Expresión de ese amor con mayúsculas? ¿Es un amor de posesión y exigencia; de libertad y disfrute…? ¿Regalas Amor, AMAS o los dos? ¿ Te regalan amor, te AMAN o ambos?

Cada acontecimiento lleva implícito un propósito y un aprendizaje sobre el amor que hay en nuestra vida; tanto el que recibimos como el que entregamos. En nosotros está averiguar cómo danzar en la vida desde el amor; cómo realizar un cambio de perspectiva y materializar la espiritualidad de la palabra AMOR.

Si algo está saliendo de maravilla, tenemos una sensación de bienestar, satisfacción interior; de alegría, entusiasmo e interés. Estamos abiertos a las personas y las situaciones, mostramos nuestra vulnerabilidad; mostramos nuestra naturaleza. Abrimos nuestro corazón permitiendo que salga lo más valioso de nuestro interior.

Si tomamos conciencia de ello, nos daremos cuenta que estamos reconociendo en nosotros mismos valores como la confianza, la seguridad, la honestidad, la cooperación, la complicidad… y sobre todo la entrega verdadera; damos AMOR.

Nos sentimos capaces de avanzar y cualquier situación la vemos desde una perspectiva más elevada, donde los obstáculos son sencillas realidades del momento, sobre las que pondremos a funcionar nuestros valores y recursos, para solventarlos y continuar con nuestro proyecto, propósito y aprendizaje de cómo danza el AMOR minuto a minuto dentro y fuera de uno mismo.

Danzar en la vida desde el AMOR es como danzar en el aire desde un helicóptero. “bueno para mi… que no quiere decir que para ti también lo sea… simplemente es una alegoría” .

He elegido el helicóptero por ser un aparato muy versátil como versátil es la naturaleza humana. A la vez, es lento si lo comparamos con un avión; como lento es el transcurrir de los minutos al tomar conciencia de lo importante que es el amor en nuestras vidas.

He elegido el helicóptero por su capacidad para sostenerse momentáneamente en el aire y rescatar a personas sobrevolando suelo, mar o montaña; al igual que un estado de AMOR sostiene nuestros anhelos más profundos, y nos rescata de situaciones o personas que nos resultan difíciles de llevar ayudándonos a comprender que, equivocarse es sano porque despierta la conciencia, que los demás son el espejo de una parte de nosotros para ayudarnos a integrarla y seguir creciendo y…lo mejor de todo, que siempre hay esperanza.

Siempre hay un lugar nuevo donde nos lleve el amor o el helicóptero, donde todo es posible. Miramos la vida con más optimismo, mayor entusiasmo, mas ligereza, diversión, somos espléndidos y generosos con lo que tenemos y disfrutamos compartiendo nuestros éxitos con los demás, solemos dar más de lo que recibimos, nuestra intención es ayudar a los otros a crecer mientras nosotros también crecemos. Nos interesamos por todo lo nuevo y nos fascinan las aventuras, el deporte, el contacto con la naturaleza…Si algo nos sale mal, estudiamos la situación, sacamos conclusiones y remontamos el vuelo nuevamente.

¡Estamos sobrevolando con amor nuestra vida y llevamos los mandos del helicóptero que nos eleva para ver el mundo, explorar, valorar e integrar lo aprendido!

Danzar en la vida desde el Amor y danzar en el aire desde un helicóptero es un acto heroico que requiere paciencia, persistencia y humildad.

  • Paciencia para recibir los reveses de la vida, de uno mismo y de los demás
  • Persistencia para seguir caminando a pesar de las dificultades que nosotros nos ponemos o que nos ponen los demás.
  • Humildad para admitir las equivocaciones  propias y las de los demás.

 ¿Te han entrado ganas de pilotar un helicóptero?

El poder de los sentimientos

enfadoexpresionbebe2

A partir de ahora elijo expresar abiertamente lo que está vivo en mí, incluso cuando los otros puedan no apreciar mi regalo

 El poder de los sentimientos y el poder del conocimiento

Nos han enseñado matemáticas, física, química, lengua, literatura, historia, a cantar, a bailar…. pero aún estamos peces cuando queremos expresar nuestras emociones.

¿Cómo hacerlas estallar sin dañar al otro?

Lo que sentimos (alegría, tristeza, pánico, sorpresa…) es nuestro poder y también un semáforo interno que nos ayuda a detectar qué estamos necesitando y qué estamos pensando en esos instantes¡!

Lo que ocurre es que faltan las palabras adecuadas para definir nuestro interior, de forma que no parezcamos torpes a nuestros ojos y por ello, nos cuesta comprender, aceptar y asumir nuestra parte de responsabilidad;  sencillamente no sabemos decir con palabras qué necesitamos en ese instante; en su lugar, decimos lo que no queremo.  Y esa estrategia la llevamos haciendo ancestralmente y ya dejó de funcionar.

¡Qué egoista eres si te ocupas de ti!

La emoción es un poderoso instrumento de supervivencia que invita a una acción encaminada precisamente a sobrevivir. Por ejemplo el miedo nos puede paralizar para indicarnos la necesidad de parar y poner atención a algo que amenaza nuestra vida. Nos marca también la necesidad de reflexionar y cuestionarnos aquello a lo que no estamos prestando atención y que sin embargo, es vital para nosotros, hasta tal punto que nos obliga a frenar. El miedo es una ausencia “dice Osho” es la ausencia de amor. 

¿No te parece un sano egoismo si el miedo te da la oportunidad de darte cuenta que necesitas tranquilidad para pensar correctamente, o que necesitas compartir y confianza para sentirte bien contigo mism@, en definitiva para amarte y valorarte?

Entre que hablamos con un lenguaje bipolar (correcto-incorrecto, arriba-abajo, bien-mal…) y que hemos desviado nuestra atención al hacer responsable “al otro” de nuestra dicha o desdicha, estamos yendo de una relación a otra errando una y otra vez.

Somos muy insconscientes al hablar y no nos damos cuenta del poder de los sentimientos. Fijémonos en cuantas palabras podemos utilizar para expresar “cómo estoy con la emoción del miedo o  cómo voy a definir lo que siento ante un comentario o situación externa del otro”

Tener Miedo: es estar temeroso, tembloroso, aterrorizado, espantado, con pánico, agitado, inseguro, incómodo, tenso, ansioso, nervioso, asustado, alarmado, paralizado, pasivo, inerte, cerrado….

¿Notas la diferencia en estas expresiones?

Podemos expresar el miedo afinandolo con otras palabras que nos van a ayudar a entender qué energía verdadera hay detrás.

Prueba la energía de “tengo miedo al ver…” / “estoy espantada al ver….” / ” estoy asustada al ver…”

¿Qué energía o emoción recibes cuando oyes o expresas una u otra? Si cierras los ojos, al decir espantada yo me imagino alguien con los brazos en alto y moviéndolos con una emoción o energía de acción, fuerza e incluso algo de indignación. En cambio, la palabra asustada lleva una energía de “echar el pié hacia atrás”, de recular…

Por eso,  ante la misma situación si afinas y dices “tengo miedo, estoy asustada al ver…” vas a poder darte cuenta que existe algo realmente valioso dentro de tí que no estás satisfaciendo. Detectarlo te permite conocerlo y decidir que  estrategia realizar para aumentar dejar de estar asustada y así aumentar tu bienestar.

¿Es más importante tu bienestar o el bienestar del otro? 

En realidad el bienestar del otro depende del propio bienestar que uno sienta. Y con el Poder de los Sentimientos, el otro se convierte en nuestro estímulo para encontrar nuestro propio bienestar. ¿Curioso verdad?

Nos han educado para orientarnos hacia los demás, más que para estar en contacto con nosotros mismos. Tenemos metida en la cabeza ¿Qué quieren los demás que yo haga?  Y los demás hacen algo…. ¡Claro que sí¡! Y gracias a que hacen algo como relacionarse e interactuar con nosotros serán el estímulo para ayudarnos a estar mejor con nosotros mismos  detectando qué  pensamientos, sentimientos y necesidades han surgido en nosotros.

“Lo que hacen los otros puede ser el estímulo de nuestros sentimientos, pero no la causa” Marshall B. Rosenberg

Os dejo una fórmula que ayuda a detectar cuando tenemos miedo por ejemplo qué estamos pensando y sentimos en ese instante. Esto es especialmente interesante cuando quieres trabajar las creencias en una sesión de coaching.

Fórmulas mágicas:

Emoción = Pensamiento + Sentimiento

Intención = Emoción + Voluntad

Material entregado en el Taller El Arte de Hablar y Saber escuchar a nuestros hijos impartido por Carmen Crespo Salazar – Coach Asociada a SUN – Facilitadora de Talleres de Comunicación Emocional Consciente con Coraje.

Fuentes: Comunicación no violenta: un lenguaje de vida, autor Marshall B. Rosenberg de Gran Aldea Editores y Emociones y Temperamentos autor Sofía Pereira – Editorial Rudolf Steiner

 

Comunicación efectiva

palabras-cnv

Comunicación Efectiva

Cómo desparasitarnos de lo que enturbia la comunicación

Cuando nos comunicamos lo hacemos desde las imágenes que tenemos en nuestro espacio mental (Cabeza) que convertimos en palabras. Nuestra  “cabeza” ha sido la más beneficiada de lo esencial de toda la educación recibida. Hemos “musculado” “disciplinado” y “afinado” ese espacio para que sea eficaz, productivo y rápido. PERO…. qué ha ocurrido con nuestro corazón, nuestra vida afectiva y nuestra vida interior ¿Han recibido la misma atención?

Nuestra comprensión intelectual, en muchos casos es “bárbara” (expresión argentina que me encanta y significa asombrosamente bien); en cambio nuestra comprensión emocional ha sido poco o nada alentada; y aún más… en ocasiones, abiertamente desalentada.

Reconocer, empatizar, aceptar y vivir nuestras emociones es mucho más importante que gestionarlas, anular aquellas que no queremos o nos disgustan, negarlas u obviarlas. Darnos cuenta de porqué y para qué aparecen nos permitirá aceptarlas como parte de nuestra naturaleza humana, ya que ellas son y seguirán siendo energía pura en movimiento que necesitamos SI o SI para sobrevivir.

Por ejemplo: la tristeza nos lleva a una interiorización que nos invita a reflexionar y buscar qué nos está ocurriendo y cómo queremos cambiarlo. La rabia o enojo nos hace darnos cuenta de lo que nos molesta, de lo que nos impide avanzar y nos invita a enfrenarnos y luchar contra ello. El miedo que tantos libros ha llenado; nos puede paralizar para indicarnos la necesidad de prestar atención al peligro que nos amenaza invitándonos a hacer algo con ello.

Aunque nuestro mayor problema; no es experimentar las emociones de acuerdo o nó a las circunstancias, ni quedarnos estancados en alguna de ellas como forma de supervivencia esclavizándonos; eso ya lo hacemos muy bien porque aún seguimos en nuestro espacio mental. Lo que nos falta es un vocabulario más preciso para expresar nuestra vida interior.

Desde pequeños y generación tras generación, hemos aprendido muchas palabras: podemos hablar de cómo se desarrolla un enunciado en matemáticas, discurrir una ley física, explicar qué le ocurre a nuestro cuerpo con determinadas sustancias químicas, qué técnica deportiva es más eficaz…etc; pero, ¿ A qué edad hemos aprendido palabras que describan nuestra vida interior?

Al crecer nos hemos ido separando de nuestros sentimientos y necesidades para estar a la escucha de los de nuestros padres, educadores, hermanos, tíos, primos, vecinos, amigos… etcétera. Por tanto, no hemos podido aprender a describir con precisión lo que sentimos y menos aún cuales son nuestras necesidades y mucho menos comprender el enorme poder que poseemos para satisfacerlas por nosotros mismos.

En un esfuerzo, como seres humanos, por sobrevivir en todas las áreas en las que nos desarrollamos (relaciones, familia, casa, profesión, imagen, salud, dinero,…) hemos puesto en último lugar la más vital, y la que en el fondo más anhelamos : sobrevivir en uno mismo. Lo curioso del tema es que cuanto más sobrevivimos con nosotros mismos, más y más felices nos sentimos. O lo inverso. Cuanto más sucumbimos, es decir, cuando no logramos alcanzar lo que deseamos en cada una de esas áreas, más nos vamos muriendo internamente, perdiendo energía vital: alegría de vivir, ganas de luchar, esperanzas, anhelos…. Cuanto más integrados nos sintamos; cuanto más vayamos al encuentro de nuestros sentimientos y nuestras necesidades; cuanta más atención y unión realicemos de ese espacio mental con nuestro corazón, prestando atención a nuestra vida afectiva y nuestra vida interior; más nos anclaremos sólidamente en nosotros mismos.

Un anclaje que nos permitirá ver el mundo y vivir en él bajo una escala emocional consciente y con un lenguaje emocional totalmente responsable. Un lenguaje que necesitamos aprender. Un lenguaje compasivo que nace desde el corazón y no desde la cabeza. Un lenguaje que observa sin evaluar, ni juzgar, ni criticar. Un lenguaje que acepta lo que siente y se responsabiliza de lo que necesita. Un lenguaje que pide en lugar de exigir. Un Nuevo Lenguaje de Vida*. 

Personalmente, desde que descubrí el proceso que Marshall B. Rosenberg * puso a punto en el espíritu y la línea de pensamiento de los trabajos de Carl Rogers, quiero testimoniar mi confianza en que si cada uno de nosotros fuéramos interiormente más conscientes de lo que verdaderamente vivimos, encontraríamos con más facilidad formas creativas para expresar nuestras emociones y fuerza sin agredirnos a nosotros mismos y por ende al otro.

Cada persona tiene la capacidad de comunicarse y crear relaciones humanas más satisfactorias y auténticas ( con nuestros hijos, parejas, familia, amigos, etcétera ) para hacernos más libres y responsables de nuestra propia felicidad. Marshall B. Rosenberg llama a este proceso “Comunicación No Violenta (CNV)”, yo hablo de ella como comunicación con coraje por el significado de “echar el corazón por delante” y también porque “el corage medieval” era el centro de la vida interior, donde se ubicaban sentimientos, pensamientos y voluntad.

Y para desparasitarnos de todo lo que enturbia la comunicación y genera violencia cotidiana; ¿qué tal practicar un poco nuestra conciencia y lenguaje emocional con la CNV?.

*Marshall B. Rosenmber, doctor en psicología clínica, un hombre de paz reconocido en todo el mundo y fundador del Centro para La Comunicación No Violenta. Recomiendo con gran entusiasmo la lectura de su libro Nonviolent Communication. A language of Compassion. Traducido al castellano con el título de Comunicación No violenta. Un nuevo lenguaje de vida.